Facundo, Susana y el alzhéimer

papa-87

Érase un hombre a la vez muy grande, y muy bajito. Un hombre con un exultante amor por la vida y con una espalda encorbada que nunca le impidió andar muy ligero. Un hombre con una sonrisa perenne, cristalina y una mirada muy pilla. Un hombre con muchos motivos para quejarse y que jamás lo hizo. Se llamaba Facundo y era mi padre. Él me enseñó el verdadero secreto para ser feliz.

De él va este libro; de su mano aprendí a amar la vida y, sin soltarnos ya, juntos nos embarcamos en el viaje del alzhéimer; de la mano, exploramos territorios sin mapas, y recorrimos paisajes que se dibujaban al pisarlos. Fue arduo, y fue bello.

Este libro narra el viaje de un padre y una hija, es también el viaje de mi encuentro…

(Extracto del libro La luz de tu silencio por Susana García Pinto)